Reflexiones a la hora del café

Reflexiones varias

Reflexiones varias

Después de un largo silencio, que no de inactividad, y de mucho pensar y reflexionar he decidido cambiar un poco el tema del blog, aunque girará en torno a Pichiflush, tendrá el mismo nombre y contaré algunas cosas de él, creo que intentaré cambiarle la perspectiva y hablar más de , y de Pichiflush más a modo general, no quiero ser como otros blogs que he visto, en plan “guía MadreModelo” no, no soy de esas y dada mi cabecita dudo que lo pueda ser. Llevo un año en esto de la maternidad y  siempre, dudo de mi capacidad para criar a un hijo, que esto no significa que no me esfuerce, una cosa es no verme capacitada porque todo son dudas constantes y otra muy distinta es no estar ahí, día tras día luchando y marcando pautas, límites, apoyando y ayudando a una personita que cada vez hace algo nuevo y no siempre es bueno.

No quiero ser una de esas madres que va al parque, a mirar con lupa al resto de madres y padres y luego llega a su blog o a su entorno (lo mismo da que da lo mismo) y empieza a despotricar sobre esa pobre madre que a lo mejor es súper dulce con sus hijos, no les levanta la voz, negocia con ellos, se sienta a hacer los deberes con ellos, etc…pero justo ese día que “La Mari” estaba en modo ON de “madreperfectatodoloséymiraquebienlohago“, vaya mala suerte que va esta pobre mujer y le grita a sus hijos, porque ha tenido un mal día en el trabajo, o bien porque sus hijos se están peleando y un millón de posibles variables más. ¡Pues ale! post al canto, ya nadie te libra, estas en Internet y encima con una etiqueta desagradable, porque a nadie, creo yo, le gusta que la definan como una mala madre, o mucho peor que eso, hay gente que podría hablar de maltrato psicológico.

No me gusta eso y es algo que por supuesto no quiero hacer, aunque mi blog sea ínfimamente leído, quiero ser fiel a mi forma de pensar y de sentir y dentro de eso no está el dar lecciones de maternidad. En primer lugar porque si me creo que con un año en este gremio soy capaz de enseñar a alguien, vamos muy jodidos, tanto el que me lee y se nutre de mis conocimientos como yo.

Así que, como ya he dicho al principio, cambio las tornas, eso no quiere decir que escriba con más asiduidad, ahora mismo mi mente y mi tiempo están ocupados con Pichiflush, eso siempre, y con mi oposición que es mi trabajo de 10/7 (diez horas siete días a la semana), pero que hablaré de más cosas sin que muchas de ellas tengan que ver con la crianza. A lo mejor un día me da por hablar de un súper conjunto que me he comprado y que me hace tipín tipín o de un servicio o producto que no me ha gustado. Lo que es verdad y en eso tendré ayuda de Papaflush y que será una constante es que vamos a hablar de ciencia, “ciencia para pekes (y no tan pekes)”.

Pues eso, madres del mundo, ya no tenéis que sentiros tan vigiladas porque hay una madre bloguera menos que os juzgará jejejejeje 😉

Nos vemos en el próximo post