Felicidades a mí

No soy partidaria de los días especiales, ya que para mí, el tener un día especial marca la desigualdad que no debería existir, pero luego miro mi Facebook, noticias sobre reboot de películas ochenteras en las que las protagonistas son mujeres y veo lo necesario que siguen siendo los días como los de hoy.

http://blogs.20minutos.es/cine-el-cielo-sobre-tatooine/2016/03/05/las-cazafantasmas-reciben-durisimos-comentarios-sexistas/

Por lo menos hoy evitaremos que nos llamen FEMINAZIS por cualquier cosa que reivindiquemos. Hoy no seremos LAS LOCAS  esas que piden ser iguales que los hombres en derechos, ni las EXHIBICIONISTAS esas que se sacan las tetas en cualquier lugar para alimentar a sus hijos (¡Tetas fuera, que hoy estamos de suerte!). Hoy la sociedad nos da un respiro y no nos juzgará ni nos criticará por haber nacido, sí, sí, por haber nacido, mujeres.

He de reconocer que hemos conseguido mucho en estos años, y que muchas mujeres han luchado porque yo hoy pueda votar, estudiar,trabajar,elegir,amar y un gran largo etcétera de cosas que supuestamente por ser humano podía hacer y tenía derecho universal para hacerlo pero que la sociedad machista no me dejaba. Por eso a las mujeres/niñas de hoy en día les digo que lo que hoy hacemos como normal antes otras lo tuvieron que luchar y que no olviden nunca esa lucha, porque si lo olvidamos, olvidaremos a todas aquellas mujeres que murieron, lucharon y sufrieron por lo que hoy disfrutamos y si olvidamos todo eso dejaremos de luchar y no podemos dejar de luchar, o po lo menos no, hasta que consigamos nuestra merecida igualdad que como Seres Humanos nos merecemos.

Así que muchas felicidades a mí y a todas las mujeres que seguís al pie del cañón recordando porque tiene que existir un día como el de hoy.

dia-internacional-de-la-mujer

 

 

Pichiflush, digamos adiós al 2015

Pues ya llegó el final, el 2015 se termina y empieza un 2016 lleno de ilusiones, objetivos y buenos propósitos. He de decir que acabo este año con bastante ilusión y con ganas de que entre el nuevo año, será un presentimiento, o una corazonada o que hoy me he levantado especialmente contenta pero siento un cosquilleo especial al pensar en la nueva entrada de año, no sé, al parecer el nuevo año 2016 me da buenas vibraciones, sea eso o no el tiempo lo dirá y ¡yo lo veré!

Bueno pues vamos a despedir el 2015 como se merece, con un pequeño homenaje a los fans de Star Wars que, aunque ya han sido homenajeados de manera muy satisfactoria con la primera película de una trilogía que promete estar a la altura de la original, yo quiero poner mi granito de arena.

Hace un par de días pude ver la película que nos ha vuelto a hacer soñar a todos(me incluyo) los fans de la Guerra de las Galaxias, que nos ha hecho sentir como esos niños que deseaban que Luke skywalker entrara por la puerta de su clase y lo llevase a ser un Jedi o montarse en el Halcón Milenario y viajar a la velocidad de la luz o luchar contra el lado oscuro. La eterna guerra entre el bien y el mal volvió a nuestros ojos de manera épica, el lado luminoso contra el lado oscuro, el equilibrio de La Fuerza. Todos volvimos a ese punto de nuestra infancia en el que alargábamos la mano para atraer con el poder de nuestra mente ese vaso de agua que estaba sobre la mesa.Es por eso que la última entrada de este blog la quiero dedicar a la ilusión de volver a ver esas letras subiendo por la pantalla del cine, desde la casa de los FLUSH esperamos que tengáis una buena entrada de año y que La Fuerza os acompañe durante todo el 2016.

¡Venga Pichiflush enciende el hiperpropulsor que nos vamos al 2016!

Pichiflush, ¡lo que tenemos que aguantar!

Antes de quedarme embarazada ya lo preveía, me acuerdo que se lo decía a Papaflush y nos reíamos mucho con el tema de la presión social, nos daba en la nariz que en cuanto tuviésemos el niño nos dirían que nos casáramos y que sólo nos darían dos años de margen para empezar con las presiones de la parejita, y…..¡No ha fallado!

no hay dos sin tres-EXPLORE 26nov. #348

Aquí Papaflush y yo hace tres años aproximadamente, ya había salido de cuentas y el peque no quería salir, así que aprvechamos y mi tía nos hizo esta bonita sesión de embarazo

La gente dice que las mujeres a partir de los treinta se vuelven locas y el reloj biológico empieza a llamar a sus puertas, pero, realmente yo creo que es la sociedad la que empieza a llamar al útero de las mujeres de más de treinta, sí, sí, es verdad. Da igual que el sueño de tu vida sea viajar por todo el mundo, si tienes más de treinta tu único sueño debe ser tener hijos, sino, estás vacía por dentro.

Sinceramente, soy madre, quise ser madre, elegí ser madre y entiendo que haya gente que no quiera ser madre, ya sea ahora o nunca, es más me atrevo a animar a la gente a la que el reloj biológico no le ha llamado para ser madre, que no sea madre. Si no te gustan los niños, no seas madre, ni padre, claro.

Si tu sueño es viajar por el mundo y no parar hasta los cuarenta, aprovecha, la ciencia está muy avanzada hoy en día y hay madres con 45 años (jennifer Aniston una de ellas). Claro que tendrás que armarte de valor y fortalecer tu útero para que aguante las presiones sociales que recibirá, te dirán que eres mayor, que morirás cuando tu hijo sea adolescente, que no podrás cuidarlos igual que alguien joven, que serán súper mimados y todas las tonterías que te puedas imaginar saldrán de la boca de cualquiera que se vea con derecho de hablarle a tu útero, aunque tu útero no quiera escucharlos. Todas esas presiones sociales te harán sentirte mayor, pero no te deprimas aun, ya que si te quedas embarazada con 40 años y sólo tienes un hijo te dirán al año que tengas otro, que uno sólo se aburre, que saldrá muy mimado, que cuando te mueras(acuérdate que morirás cuando sea adolescente) se quedará solo, etc…

Cada vez pinta mejor, pero no empieces a llorar todavía, no, todavía queda más presión, claro que sí, la sociedad es así, hoy en día hay muchos hobbies pero la gente parece que se aburre más y decide meterse en la vida de los demás, ¿sabéis por qué? en serio es una pregunta de verdad, quiero saber porque la gente se mete en la vida de los demás.

Porque si decides tener un hijo pero no casarte…..¡¿Pero cómo se te ocurre?!……A ver- Les intentas explicar- quiero casarme con mi hombre, pero hace poco que mi padre no está, no tengo trabajo, me apetece que mi hijo me acompañe de camino al altar(o como se llame en las bodas civiles) y deseo tener una boda maravillosa en la que pueda celebrar una súper fiesta con mis amigos y familia, pero ahora mismo no tengo ganas de celebrar nada, ya sea por mí, por mi situación laboral o incluso porque sé que mi padre no podrá estar, pero es MI problema y por supuesto MI elección…………..JAJAJAJAJA QUE INGENUA, no es mi elección, es de la sociedad y la sociedad responde a mis “excusas” de la siguiente manera:

  • “Deberías casarte, imagínate que Papafllush y tú os separáis……..(los puntos suspensivos son para que lo volváis a leer)……..te quedarás sin nada- No sabía que me casaba para desplumar a Papaflush, creo que debería avisarle de mis intenciones
  • “Deberías casarte, y ¿si Papaflush se muere?, ¿qué te queda a tí?………- En serio, debería de hablar con Papaflush sobre su futuro económico y de salud. Bromas a parte lo bueno de tener una madre feminista es que sé valerme por mí misma y he trabajado y estudiado mucho para saber salir de cualquier atolladero.
  • Deberíais casaros, así tendríais beneficios fiscales y recibiríais ayudas….- Por Dios,¿qué veía esta gente en la tele cuando eran pequeños?, ¿es qué no crecieron con las películas de Disney?, joder, mirad una comedia romántica que siempre ponen alguna los fines de semana en la televisión. ¿Dónde queda el casarte con el hombre de tu vida, o el felices para siempre? Un poco de relax, que todo no es dinero en esta vida
  • Deberíais casaros, ¡estáis viviendo en pecado!- Bah, esta es la que menos me afecta la verdad, ya que si siguiésemos las reglas a rajatabla pocas novias se casarían de blanco

Pues esto mismo te pasa cuando tienes un hijo y han pasado más de dos años sin que hayas decidido poner a currar a tu útero otra vez, nadie entiende que te gusta tomar tus propias decisiones y que si decides tener otro hijo el que realmente debe tomar parte es su padre, es decir, algo privado, no de dominio público. Somos nosotros los que debemos decidir cuándo, dónde y cómo, somos nosotros los que hemos sufrido la crianza de un primer hijo, sabemos lo que nos ha costado y sabemos lo que podemos volver a aguantar…sí personas con más de un hijo, sabemos que tener dos, tres, cuatro es muy difícil, pero como a nosotros no nos gusta ser unos llorones quejicas que sólo saben llorar por el número de hijos que, al parecer, les han obligado a tener. Hemos decidido esperar y disfrutar plenamente de nuestra maternidad/paternidad, sin prisas ni presiones, sin casarnos precipitadamente, educando a nuestro hijo a que ayudar en casa no es cosa de niñas, ni es lo que sólo hace mamá, que papá( porque lo hizo) también está en la lactancia materna, levantándose con mamá cuando ésta tenía que dar el pecho, que cuando venga el hermanito no te va a traer ningún regalo sino que tú lo recibirás con tus juguetes y tus cosas tal y como papá y mamá hicieron contigo, por eso queremos esperar y tan bueno es esperar, como tenerlos seguidos si siempre lo decides tú, tan bueno es tenerlos a los 29 como a los 40 si lo decides tú, porque las mujeres se levantan muy pronto a defender el útero propio y ajeno cuando hablamos de la Ley del aborto, pero NO cuando hablamos de elegir si tener o no tener descendencia o de cuando tenerla. Porque la sociedad sigue convirtiendo en abuelas a las mujeres de más de 30 años como si ya no pudiéramos hacer nada más en la vida que casarnos y tener hijos, pero podemos hacer mucho más, podemos tener una carrera profesional, podemos vivir de solteras toda nuestra vida acostándonos con quien queramos sin compromiso y sin que nos etiqueten, podemos escalar cualquier monte que nos propongamos, sin importar la altura ni la dificultad. Podemos hacer lo que queramos y nadie debe presionarnos, ya que el arroz se nos pasará cuando nosotras decidamos que se nos pase y sobretodo tener niños cansa igual a las de 20 que a las de 30 que a las de 40, yo lo he visto, vagas y vagos los hay a todas las edades, así que a ser felices y a disfrutar mucho de la vida.

Y si de verdad queréis tener hijos, os digo que yo, a día de hoy no me arrepiento y eso que mi instinto maternal era el equiparable al de una gamba, pero sabía lo que quería y quería ser madre, entre otras cosas, quería tener a un pequeñajo y lo tuve y ahora lo estoy disfrutando mucho, tanto que aunque esté estudiando una oposición que me quita casi todo el día y me absorbe muchísimo física y mentalmente, cuando voy a recogerlo siempre le entrego mi mejor sonrisa porque él fue mi elección y nunca, nunca me he arrepentido de ello. ¡Qué seáis muy felices con vuestras elecciones!

MANOS-EXPLORE nov 20 #278

Hace ya casi tres años de esta foto, hemos llorado, reído, hemos pasado noches en vela, hemos tenido muchos mocos, pero nunca nos hemos arrepentido y estamos muy orgullosos de nuestra pequeña elección 😀

¡Hasta el próximo post!

Nota: Todas las fotos están enlazadas a la página Flickr de mi tía que fue la que nos hizo estas preciosas fotos. Podéis echar un vistazo a su galería, sus fotos son increíbles. Ella es la que me inspiró para iniciarme en esto de la fotografía y siempre le estaré muy agradecida por enseñarme a disfrutar tanto de una cámara y por supuesto por inmortalizar uno de los mejores momentos de nuestra vida 🙂

Pichiflush, no podemos dejar que la cabeza siempre gane

A lo largo de la vida siempre nos dicen que hagamos las cosas con cabeza, pero hay veces que nuestra cabeza no está donde tiene que estar, otras veces se revela contra nosotros, nos machaca y nos introduce, bien introducida, entre las disfintas cisuras de nuestro cerebro la frase NO PUEDES. Por eso hay veces que tienes que dejar a un lado la razón para actuar con el corazón. A que viene todo esto….pues….que hoy le he ganado a mi cabeza, hoy he ganado una batalla muy importante que espero que mañana de sus frutos y a final de mes me recompense. No la he ganado sola, bien hay que decir, que han sido dos chicos que entrenan conmigo los que al final han hecho de mí que tenga más confianza. Han sido bastante duros conmigo y me hubiera gustado que fueran más empáticos con mi miedo, mis inseguridades,etc… pero creo que los pobres sólo lo hacían por mi bien, así que no les guardo rencor jejejeje. Me he quejado mucho, he llorado(de verdad con lágrimas en los ojos), he puesto mil excusas, pero ellos han estado ahí, pasando de mí (por eso lo de la empatía) y han sacado lo mejor de mí, me han sacado la potencia que tenía pero que no sabía que estaba; han sacado la fuerza para aguantar lo que mi cabeza me decía que era imposible que aguantara; Me han quitado obstáculos que mi cabeza había puesto ahí para hacerme tirar la toalla; me han quitado el NO para creerme que realmente puedo, en definitiva me han hecho creer más en mí y con eso he ganado, he ganado mucho, he corrido como hacía tiempo que no corría, he hecho cuestas que en mi vida pensé que subiría, he aguantado pesos a los que nunca pensé que llegaría, he desarrollado músculos que no sabía que tenía y lo más importante he cambiado la actitud, he cambiado a una actitud que no sabía que podía llegar a tener.

Porque a veces no todo es racional, no todo se gana con la cabeza.Porque a veces necesitamos sacar nuestra rabia, nuestra furia y nuestro coraje para ganar nuestra propia carrera. Porque tenemos que ganar muchas batallas con el corazón y no con la cabeza. Porque……Yo hoy he ganado mi primera batalla y sé que ganaré mi propia guerra

Siempre avanzando, siempre subiendo, siempre mejorando...ese es el camino

Siempre avanzando, siempre subiendo, siempre mejorando…ese es el camino

¡Hasta el próximo post!

Pichiflush y la mano larga

Tenía que llegar, el temido día tenía que llegar, con los dos años no sólo hemos experimentado los frecuentes cambios de humor de Pichiflush sino que también hemos pasado de ser el niño al que le quitan todo a ser el matón de la guarde.Ojo, no dicho por nosotros ni por la profe de la guarde, sino las etiquetas que ponen algunas madres, que ya se podrían dedicar a otra cosa en lugar de etiquetar a los niños. Que pasa, que cuando es nuestro hijo el que marca a otro o el que sabe imponerse todo son risas y cosas de niños, pero cuando se cambian las tornas, ahí etiquetamos con facilidad y convertimos al hijo ajeno, así de repente, en el problema de nuestro hijo. A que viene esto, pues bien les voy a contar.

Cuando Pichiflush nació no cabía en el cuco del hospital, ya se avecinaba que iba a ser grande, cuando entró en la guarde con 9 meses era más alto que alguno de sus compañeros de clase, aunque no andaba, ni gateaba, sólo culeaba, cuando se ponía de pie le sacaba unos cuantos centímetros a los más grandes de la clase ( al ser de finales de año, era casi el más pequeño). No empezó a andar hasta los 15 o 16 meses, y bastante tormpemente. Imaginaros lo que importa el tamaño cuando no eres capaz de coordinar todo tu cuerpo, pues bien, ya con 13 meses entró un compañerito en clase, para Pichiflush fue amor a primera vista y ese compañerito se convertiría hasta el día de hoy en su mejor amigo, la verdad que yo con la madre hice muy buenas migas también, así que todo iba bien. En ese momento Pichiflush empieza a venir con marcas de mordiscos, un poco preocupada, pregunto a la profe, la profe en ese momento no nos quiere decir quien se lo ha hecho, con razón, porque visto lo visto creamos etiquetas enseguida. Así que un poco a regañadientes aceptamos que Pichiflush venga marcado y que son cosas de niños. Al mismo tiempo el amiguito de Pichiflush, dos meses mayor que él, pero de menor estatura y cuerpo, como quiere mucho a Pichiflush demuestra su amor como todos los niños saben, pegando, “mira como los hermanos, se chinchan entre ellos” me dice la madre de su amiguito, oye y yo lo veo así. Pichiflush está tan tranquilo jugando y llega su amiguito y para llamar la atención le da con una pala en la cabeza, o se tira el uno encima del otro, etc…hasta ahí todo bien, se llevan genial, en la guarde todos los conocen porque son los mejores amigos y a todo el mundo les parece genial y super bonito. Pues llegamos al segundo año de guarde, Pichiflush y Amiguito han caído en la misma clase, ¡bieeeeeen!. Yo encantada, la verdad me parece que esa amistad que se tienen es increíble para como está el mundo.

En ese segundo año Pichiflush vuelve a venir marcado con mordiscos, esta vez la profe si nos dice quien ha sido, el Amiguito, bueno, no pasa nada cosas de niños.La madre del amiguito intenta corregir la conducta, nosotros le decimos a Pichiflush que cuando su amiguito le vaya a morder le diga “no, no se muerde Amiguito”, antes de pegar lo mejor, hablar. Bueno, pues un día Pichiflush viene con un borococo en la cabeza, un buen chichón, morado, y eso que le habían puesto hielo, su amiguito le había tirado un cubo a la cabeza. “Ay que ver estos dos diablillos que siempre se están peleando” dice la madre del amiguito, hasta aquí, todo son risas. La profesora dice que se quieren mucho y que a veces los tiene que separar para que jueguen con otros niños pero ellos se juntan, se pegan, se perdonan y juegan. Lo dicho hasta ahí, risas.

Llega el momento de Pichiflush, ahora con 27 meses su metro de estatura y sus mayor control del cuerpo cuando empiezan a cambiar las tornas. Creedme cuando digo que he visto en la guarde como le pegaban dos niños sin venir a cuento a Pichiflush y lo dejaban tirado en el suelo y acepté el “todos pegan“, un día uno otro día otro, ni puse etiquetas ni nada, la profesora me escuchó, por supuesto e hice ver mis quejas, pero todo quedó en eso,una mala experiencia y el no volver a asomarme al recreo del peque nunca más. En la escuela de padres que crearon en la guarde también expuse mi inquietud por el tema de pegar y bueno poco a poco aceptas que son niños y aunque pueda parecerte que el pegar no es lo normal, ellos que muchos no saben hablar bien o no saben hacerse entender por la palabra recurren al lenguaje primitivo, no me lo das, pues torta al canto. Ojo, no estoy defendiendo que peguen ya que en el momento en que dan la torta, debemos estar los padres y los educadores para corregir y enseñar que las cosas se piden bien y que si ellos no lo pueden solucionar se busquen caminos alternativos, los profesores, la negociación, etc…

Bueno, pues con lo que iba, Pichiflush con sus 27 meses y su cuerpo, grande y ya controlando un poco sus movimientos, no digo controlando la fuerza, porque es burro hasta decir basta. Empieza a imponerse, ahora es su amiguito el que más recibe, Pichiflush lo hace rabiar, le pega, cuando el otro le quita algo responde pegando, si el otro se intenta colar en el tobogan, la hemos liado. Y claro, con esto se acaban las risas, en primer lugar las mías porque me pone de los nervios cada vez que le pega a su amiguito y lo paso mal porque temo que la mamá del amiguito no quiera que se junte con él. En segundo lugar porque efectivamente ha pasado, como ya dije un poco más arriba, que le han colgado el San Benito de que pega a Pichiflush y tercero porque todo son risas cuando es tu hijo el malote pero enseguida nos llevamos las manos a la cabeza cuando tocan a tu hijo. Así que la mamá del amiguito un día se pasó por el recreo a ver a los peques y vio que Pichiflush le pegaba al Amiguito y empezó la cruzada contra Pichiflush, mi hijo pasó de ser el amiguito del suyo a ser un peligro para su hijo, tanto como para pedir a la profe que los separara. Ya no le hacía tanta gracia que al año siguiente pudieran ir al mismo cole y eso de que Pichiflush y su hijo estuvieran juntos fuera de la guarde sin estar las dos mamás al quite para que Pichiflush no pegara a su amiguito, nanai, porque muchas veces al no tener a la familia cerca tirábamos la una de la otra para cuidar a los enanos si teníamos que hacer algo o si, como era mi caso, con la lesión que tuve en el pie no podía ir al parque. Pichiflush había pasado de ser el buenazo a ser el maltratador.

Con esto no defiendo que Pichiflush se porte bien porque pegue, al contrario, me pone histérica cada vez que lo hace y siempre estoy al quite para corregirle, además de enseñarlo a que si su amiguito va a quitarle algo o cualquier cosa que no le guste, se lo diga, “No Amiguito, no me quites eso” o “no Amiguito, eso no me gusta” antes de soltar un guantazo, sé que suena un poco cursi, pero sinceramente a mí al igual que no me gustó ver como a mi hijo le pegaban, no me gusta ver como mi hijo pega, aunque le hayan pegado, mordido, tirado cosas antes, nada. Son amiguitos y deben respetarse, tanto uno como el otro. Y por supuesto yo seré la que corregiré a mi hijo, porque el colmo fue ver como la mamá de Amiguito y otra mamá que también se subió al carro de vamos a etiquetar a este como el malote, le echaban la bronca porque sí, porque si a Pichiflush le quitan una cosa de las manos está bien, si la quita él, malo, malo,malo. Perdonadme pero no, yo corregiré a mi hijo, yo educaré a mi hijo y por supuesto la profesora, que esta vez se puso de parte de Pichiflush y le dijo a la mami de Amiguito que no iba a permitir que a ningún niño lo etiquetasen de pegon (¡por fin, gracias, gracias,gracias!).

Así que ahora junto a las rabietas se nos ha unido la mano larga del Peque, porque eso sí, la mamá de Amiguito no querrán que se junten, pero aquí la mamá de Pichiflush no ha querido influir en nada, si a Pichiflush le gusta llevarse a la guarde dos coches uno para él y otro para Amiguito, aunque a mí no me haga gracia, ya que creo que no merecen la generosidad de mi hijo, Pichiflush va a seguir llevando los coches y jugando con Amiguito todo y más, pero siempre respetándolo.

Es más, y como apunte final, con esto de los coches, la generosidad y tal, como el día que las mamás le echaron la bronca fue porque los niños querían los coches de Pichiflush, se los quitaban y luego él los recuperaba(de la manera esa que tiene ahora ¬¬), al día siguiente el pobre de Pichiflush metió siete coches en el carro, según él eran “para sus amiguitos” (me lo comoooooooooo)

Nos vemos en el próximo post, que en breve quitamos pañal, uffff, rabietas, mano larga y pañal…..¡Todo diversión! XD XD XD

“Espera”, palabra prohibida para Pichiflush

Parece mentira, pero una palabra que enciende el genio a nuestro peque es “espera”, cuando quiere que le leamos un cuento, que le demos algún juguete o que juguemos con él, y por un casual, en ese momento no podemos prestarle atención y le decimos: “Pichiflush, ahora no, espera un momento” ese espera hace que pasen tres cosas:

1)Sus ojitos se abren brillantes y llorosos, sus mofletitos crecen y se sonrojan a la vez que su boquita de piñón se curva hacia abajo formando un arco pucheril que parten tu corazón en mil trozos, para luego meterlos en una trituradora, seguir picándolos hasta hacer polvillo de corazón maternal/paternal. Ponemos todos nuestros esfuerzos en no ceder y enseñarle que a veces las cosas hay que saber pedirlas y esperarlas. Pero por desgracia he de reconocer que aquí la derrota nos acecha y a veces nos gana terreno.

Esto es algo que creemos que el gato con botas inventó, pero hace años que los cachorros humanos lo hacen para influenciar a los adultos ;)

Esto es algo que creemos que el gato con botas inventó, pero hace años que los cachorros humanos lo hacen para influenciar a los adultos 😉

2) Esta es la más desagradable, la palabra “espera” convierte a mi “cielin”, “amor” y “maravilloso hijo” en un auténtico basilisco, grita, levanta la mano, tira los juguetes, pega patadas…cuando hace esto, creedme que nunca gana. Mi pequeñajo, encabezonado en sus propias necesidades se ofusca y entra en un bucle que hay que, o bien dejar que se relaje en un primer momento y poder hablar con él para explicarle las cosas o bien sacarlo de ese bucle mediante la distracción con otra cosa, al estilo “mira un burro que vuela” y Pichflush sale de ese ensimismamiento “cabezónico” y gritón en el que se encuentra atrapado. Sería un estilo a esto:

Pichiflush "espera" un momento y Flushhhhhh

Pichiflush “espera” un momento y Flushhhhhh

3)Y la tercera,esta es la mejor de todas,porque es la opción ideal. Es aquella que consigues cuando no has cedido ante los ojos tiernos, mofletitos para comérselos y pucheritos que te derriten el alma; y cuando no has perdido los nervios ante el cambiante genio de tu diablillo de dos años. Es lo que consigues cuando has enseñado a “esperar” y a pedir las cosas como hay que pedirlas, bien, educadamente y con paciencia. Es entonces cuando le dices a Pichiflush: “Espera un momento, por favor” y el pequeñajo te mira, se vuelve a sus cosas y cuando ve que ya has teminado, te pregunta ¿mamá “ya´terminao”? y tú le contestas, (con lágrimas en los ojos porque has conseguido un gran adelanto) -Sí cariño, ya he terminado, ¿qué quieres?(plas, plas,plas, el auditorio imaginario de tu cabeza se levanta emocionado para aplaudir tu gran progreso y tú con esta cara de emoción)…..

Yo llorando de la emoción cuando por fin consigo que aprenda a "esperar"

Yo llorando de la emoción cuando por fin consigo que aprenda a “esperar”

Y estas son las tres reacciones que tiene la palabra “espera” en Pichiflush, da igual lo que sea que pida o cuando le digamos la palabra o incluso donde se la digamos, siempre habrá una de estas reacciones, me gustaría decir que la que más se da es la tercera, pero no voy a intentar engañar a nadie, ya lo dije en el post anterior, mi hijo está sacando su carácter y para eso estamos nosotros para que pueda sacar lo mejor de él mismo, guiarlo en sus frustraciones y prepararlo para su relación con el mundo ;D

¿Os pasa lo mismo, o tenéis otras palabras prohíbidas que encienden el genio de los pequeñines? Contadme vuestras experiencias, también acepto consejos, esos siempre son bienvenidos y bien recibidos

¡Hasta el próximo post! 😉

Pichiflush, de bebé a niño y de los temidos dos años

Últimamente me dedico a escribir sobre manualidades o fotos y estoy dejando de lado el tema esencial por el que cree el blog, y la verdad no sé por qué, ya que últimamente con Pichiflush todo son dudas y quebraderos de cabeza. Ay! que afortunada me sentía yo cuando mi pequeño, con 23 meses era tan tranquilo y obediente, no se ponía a llorar por cualquier cosa y no tiraba los juguetes ni intentaba pegarnos. Ingenua de mí, pensé que a mí los dos años no me llegarían, “no”- pensaba-” yo soy la excepción que confrma la regla”- Pero no, en la etapa de los dos años no existe excepciones, es como la pubertad, a todos nos llega, nos guste o no nos guste, la edad del pavo siempre la pasamos, de una u otra manera es algo tan biológico y natural como la vida misma. Así que ahí llegó la época dorada de todo bebé, el primer cambio de su vida, de bebé a niño, de mi angelito a mi terremoto. Y así, mi pequeñajo. va forjando su caracter y  va palpando límites,va viendo a ver hasta donde puede llegar.

Pichiflush va intentando imponer sus necesidades a las de los demás y sobretodo ante las nuestras, intenta ganar la jerarquía de la casa a base de rabietas y genios, y esa lucha constante, ese por aquí no paso o hasta aquí llegas, esa vigilancia, nos está mermando, no la paciencia, porque sabemos que con el pequeñajo la paciencia debe ser infinita, pero sí nuestra confianza, ¿lo estamos haciendo bien?,¿realmente esto será así siempre?, ¿deberíamos bajar la guardia?.

Son todas esas preguntas que nos rondan la cabeza las que quiero compartir, las que quiero conocer. En que momeno sabes que realmente lo estas haciendo bien, si sólo eres tú en casa la que lo influencias para ser como es o también la guardería, o son los amigos, que también empiezan a influenciar en su manera de ser o de relacionarse.

¿Realmente esa violencia que muestran los niños ahora, es lo normal, es tan normal como me dicen en la guarde que los niños esten todo el día pegándose? o ¿es más fácil para unas educadoras sobrecargadas de niños recurrir a la violencia para justificar su mal hacer como educadoras?. ¿por qué le enseñamos a los niños que no hay que pegar si luego cuando los dejas en la Guarde te dicen que es como la Jungla, la ley del más fuerte?¿Es Pichiflush al llegar a los dos años y entender el mundo un poco mejor una victima del sistema, de la doble moral de la sociedad, esa que te dice que no pegues pero que consigas lo que quieres a base de golpes? ¿Son los dos años su primera frustración ante la complejidad social con leyes que, supuestamente morales, se contradicen cruzando la línea del bien y del mal a su antojo?¿O simplemente son conjeturas de una madre que quiere para su hijo la perfección utópica, típica de madres-histéricas perfeccionistas y, porque no, un poco taradas?

Sea lo que fuere todas estas dudas nos han aparecido a la vez que nuestro hijo ha empezado a mostrar su genio, al llegar los dos años todo lo que aprendimos sobre él se nos trastocó un poco, ¿en qué hemos fallado?o ¿todavía no hemos fallado y ahora es la clave?

Yo, sinceramente, ante estas dos últimas preguntas me decanto más por la segunda, creo que los dos años son sólo el principio, el principio de un carácter que se está formando y que es ahora donde nosotros tenemos que actuar, ser rectos pero pacientes, ser padres y amigos, ser serios y cariñosos. Ahora es cuando esta masa virgen que llego a nuestras vidas hace poco más de dos años está cogiendo forma y nosotros somos el molde que esa masa necesita.

También puede ser que como madre primeriza mis temores estén acechándome todo el rato, puede ser que la falta de experiencia me produzca tanta incertidumbre, cada día es una nueva experiencia, un descubrir distinto, un negociar de nuevo sobre tomar verduras, una novedad y una duda tras otra……

      ¡qué duro es ser primeriza!

Jajajajajajaja……..Yo creo que nos exigimos demasiado, que como toda madre queremos lo mejor para  nuestros hijos y es por eso las dudas, las incertidumbres y sobretodo los quebraderos de cabeza. Creo que me voy a quedar con la frase de dodot…..LO VAS A HACER BIEN….o por lo menos ¡lo mejor que puedas! ;D

Un mar de dudas

Sola entre un mar de dudas e incertidumbre